La eyaculación precoz (EP) es la disfunción sexual más común en hombres menores de < 60 y todavía es una de las dolencias masculinas menos diagnosticadas. Según la definición de EP de DMS-IV, 1 de cada 5 hombres presenta EP; un mayor número que los que padecen Disfunción Eréctil (DE). Mientras la Disfunción Eréctil suele aumentar con la edad, la EP no está relacionada con la edad, y a pesar de que alrededor del 20% de los hombres padecen esta condición, sólo el 9% acude al médico para pedir ayuda.

Hablar sobre problemas sexuales suele ser complicado tanto para los pacientes como para algunos doctores, llegando a producir incomodidad y ansiedad, especialmente en los hombres. La EP es quizás una condición aún con mayor complicación si cabe ya que no siempre se considera como un problema médico real, con sus causas y sus posibles soluciones, sino que se trata como un asunto relativo al estilo de vida. Los hombres suelen ver la EP como un problema vinculado al “estrés” o simplemente lo ignoran porque están convencidos de que no existen soluciones. De esta manera, ellos mismos tratan de encontrar soluciones “alternativas”  (ej. Buscando por Internet) para compensar la EP y mitigar la angustia que ésta causa en su relación de pareja. Sin embargo, este tipo de estrategias tan poco profesionales suelen ser frustrantes e incluso empeoran la sensación de insatisfacción y estrés.

La EP puede causar un impacto significativo en cada de uno de los aspectos de la vida del hombre y de su pareja. Referencias a la frustración causada por la EP pueden encontrarse en el Kamasutra.

La EP reduce la calidad de vida del hombre afectando del mismo modo a su relación de pareja. El 44% de los varones afectados por esta condición médica presentan síntomas de frustración, el 36% manifiesta ansiedad y el 20.4% depresión. La mitad de los afectados por la EP (en comparación con el 34% que no presentan ningún problema de EP) creen que la relación con su pareja podría mejorar si tuvieran unas relaciones sexuales satisfactorias y placenteras. Esta observación se debe al hecho de que la EP también afecta al bienestar y a la satisfacción de la vida sexual de la pareja.

¿EP o DE? La EP suele confundirse en muchas ocasiones con la Disfunción Eréctil (DE). Sin embargo, EP y DE son condiciones médicas completamente distintas. En la EP, la erección es normal pero la eyaculación ocurre antes o entre 1-2 minutos después de la penetración vaginal. Además, se caracteriza por la falta de control o retraso de la eyaculación y siendo más común que la DE, puede aparecer en la primera experiencia sexual en el 50% de los casos y se presenta de igual modo en todos los grupos de edad. Por el contrario, la DE es una incapacidad persistente para alcanzar y mantener una erección lo suficiente como para disfrutar de un acto sexual placentero, no tiene nada que ver con el control eyaculatorio y es más común en grupos de edad mayores y asociados con otras enfermedades.

 

 

Referencias
  1. American Psychiatric Association. Diagnostic and statistical manual of mental disorders. 4th ed. Text revision: DSMIV-TR. Washington, DC: American Psychiatric Association; 2000.
  2. Broderick GA. J Sex Med 2006;3(4):295-02.
  3. Buvat J. J Sex Med 2011;8(suppl 4):316-27.
  4. Wespes. EAU Guidelines on ED and PE 2013.
  5. Jannini EA, Lombardo F, Lenzi A. Int J Androl 2005;28, Suppl 2:40-5.
  6. Laumann EO, Paik A, Rosen RC. JAMA. 1999;281(6):537-44.
  7. Lindau ST, et al. N Engl J Med 2007;357:762-74.
  8. McCarty EJ. Core Evidence 2012;7:1-14.
  9. McMahon CG, et al. J Sex Med 2008;5:1590-06.
  10. Montorsi F. J Sex Med 2005;suppl 1:8, ABS PS-3-1.
  11. Porst H, et al. Eur Urol 2007;51(3):816-23. discussion 824.
  12. Sotomayor M. J Sex Med 2005;2(2):110-14.

Additional information