Una vida sexual satisfactoria es esencial para el éxito de toda relación, y el bienestar sexual es crucial para la salud de cualquier persona. La OMS (Organización Mundial de la Salud) define salud como: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Sentimiento de frustración. La insatisfacción sexual puede causar sentimientos de frustración, enfado y decepción, e impactar negativamente en la intimidad y armonía de una pareja. El malestar de un hombre (tanto física como psicológicamente) combinado con la insatisfacción sexual de su pareja, puede provocar serios problemas en la relación tanto a nivel sexual como emocional. En otras palabras, son muchos los aspectos de la EP que tienen efectos negativos en las relaciones de pareja.

Hombres/parejas con EP y sus respectivas parejas presentan significativas: 

  • reducciones de los niveles de actividad sexual;
  • reducciones de los niveles de satisfacción en el acto sexual;
  • reducciones en la calidad de vida en todos los sentidos;
  • elevados niveles de angustia;
  • Elevados niveles de dificultades de relación interpersonal o de pareja.

No hay duda de que tanto hombres como mujeres tienen problemas a la hora de hablar sobre la EP:

  • Tan sólo el 9% de los hombres con EP consultan a un médico acerca de su problema, y la mitad de varones con EP (52.2%) que no habló con ningún especialista sostiene que nunca han contemplado esa posibilidad.
  • Los hombres con EP suelen creer que no proporcionan la adecuada satisfacción sexual y consideran más fácil engañar a sus parejas. Por otra parte, el hombre puede ser percibido por su pareja como un egoísta, mientras que los que abren su corazón para hablar del problema demuestran que también ellos se sienten mal ante esa situación.

Un problema que las parejas pueden resolver juntas. La eyaculación precoz es un problema que una pareja debería intentar resolver de forma unida. Un diálogo mutuo une a la pareja y representa una de las “herramientas” más efectivas para encontrar una solución. Un miembro de la pareja que comparte la carga y el agobio que conlleva la EP también contribuye a la solución, hablando tranquilamente con el hombre, y ayudándole para hacerle consciente del problema y de que éste tiene solución. De hecho, muy a menudo es gracias a la pareja por lo que los hombres acuden al médico, la única vía para diagnosticar el problema debidamente, encontrar la causa principal y, si es necesario, someterse a una terapia efectiva para tratarlo.  

La mayoría de hombres con EP (más del 60%) manifestaron que se sometería a un tratamiento contra la EP si sus parejas así lo sugirieran, y cerca del 75% de los hombres con EP que se han sometido a una terapia lo han hecho para incrementar la satisfacción sexual de sus parejas. Consulta más información en: Cómo hablar a tu pareja con EP.

En conclusión, la EP es un tema muy delicado, pero hablar sobre él abiertamente con un doctor es la única manera de superar el problema. Por lo tanto:

  • necesitas romper con los tabús y la vergüenza que conlleva hablar de la EP;
  • debes reconocer que la EP es una condición médica que puede ser tratada con éxito;
  • Es importante acudir al médico para el adecuado diagnóstico y tratamiento, ya que existen soluciones.

 

Referencias
  1. Althof SE, et al. J Sex Med. 2010;7(9):2947-69.
  2. Atikeler MK, Gecit I, Senol FA. Andrologia 2002;34(6):356-9.
  3. Broderick GA. J Sex Med 2006;3(4):295-02.
  4. Buvat J. J Sex Med 2011;8(Suppl 4):316–27.
  5. Donatucci CF. J Sex Med. 2006;3(Suppl 4):303-8.
  6. Wespes. EAU Guidelines on ED and PE 2013.
  7. El-Nashaar A, Shamloul R. J Sex Med. 2007;4(2):491-6.
  8. Gallo L, Perdonà S, Gallo A. J Sex Med. 2010;7(3):1269-76.
  9. Giuliano F, et al. BJU International 2008;102 (6):668-75.
  10. Giuliano F, Clement P. Eur Urol 2006;50 (3):454-66.
  11. Graziottin A, Althof S. J Sex Med 2011;8 Suppl 4:304-9.
  12. Halvorsen JG, et al. J Am Board Fam Pract 1992;5:51-61.
  13. FDA. http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/ucm169898.htm
  14. ScienceDaily. http://www.sciencedaily.com­ /releases/2012/02/120222093503.htm
  15. Jannini EA et al. Sessuologia Medica. Trattato di psicosessuologia e medicina della sessualità. Elsevier Masson Ed. 2007
  16. Jannini EA, Lombardo F, Lenzi A. Int J Androl 2005;28 Suppl 2:40-5.
  17. Jannini EA, Porst H. J Sex Med 2011;8 Suppl 4:301-3.
  18. Jannini EA, Simonelli C, Lenzi A. J Endocrinol Invest 2002;25(11):1006-19.
  19. Aumann EO, Paik A, Rosen RC. JAMA. 1999; 281(6):537-44.
  20. Limoncin E, et al. J Urol 2013;189(5):1830-5.
  21. Lindau ST, et al. N Engl J Med 2007;357:762-74.
  22. Masters WH, Johnson VE. Human sexual inadequacy. Boston: Little Brown; 1970:92–115.
  23. McCarty EJ. Core Evidence 2012;7:1-14.
  24. McMahon CG, et al. J Sex Med 2008;5:1590–06.
  25. McMahon CG, et al. J Sex Med 2011;8:524-39.
  26. McMahon CG, et al. J Sex Med 2013;10(1):204-29.
  27. Montorsi F. J Sex Med 2005;Suppl 1:8, ABS PS-3-1.
  28. Porst H, et al. Eur Urol 2007;51(3):816-23. discussion 824.
  29. Porst H. “Premature Ejaculation”. In: Porst H, Reisman Y (eds):The ESSM Syllabus of Sexual Medicine.Medix Publishers,Amsterdam 2012; pp 547-595.
  30. Revicki V, et al. Health and Quality of Life Outcomes 2008;6:33.
  31. Rosenberg MT, Sadovsky R.Int J Clin Pract. 2007;61(6):903-8.
  32. Screponi E, et al. Urology 2001;58(2):198-202.
  33. Shabsigh R, Rowland D. J Sex Med 2007;4 (5):1468-78.
  34. Sotomayor M. J Sex Med 2005;2(2):110-4.
  35. Waldinger MD. Drugs 2007;67 (4):547-68.
  36. World Health Organisation. ICD-10;1992. p. 355–356.
  37. EAAS. The Counterfeiting Superhighway report. http://www.eaasm.eu.

Additional information